Comercio justo vs Comercio Injusto

Hoy, en día, existen dos tipo de comercio, el que genera injusticia y el que genera justicia.

El comercio injusto es aquel basado en las reglas del juego del comercio mundial, marcadas por los países ricos y las empresas multinacionales, que marginan a campesinos y pequeños productores. Por ejemplo, en muchos países del Sur, los ingresos de millones de familias dependen de la exportación de café, cacao, azúcar, algodón, pero los precios que reciben por sus productos no les permiten vivir dignamente de su trabajo.

Muchos hombres y mujeres de los países empobrecidos se ven obligados a realizar trabajos en fábricas o talleres en condiciones de explotación. La competitividad y el máximo beneficio económico se convierten en la norma, sin importar el coste social y ambiental: pobreza, aumento de las desigualdades y de la exclusión (tanto en el Sur como en el Norte), agotamiento de los recursos naturales y contaminación.

El comercio justo es una alternativa en la que la producción y el comercio están al servicio de las personas. Hace posible el desarrollo de las poblaciones más desfavorecidas porque, además de los criterios económicos, tiene en cuenta valores éticos que abarcan aspectos laborales, sociales y ambientales, mostrando que otro comercio es posible.

En el comercio justo: 

● Campesinos y pequeños productores de zonas empobrecidas encuentran una alternativa para vivir dignamente de su trabajo.
● Los consumidores obtienen productos de calidad, con la garantía de que se han respetado los derechos de los trabajadores y el medio ambiente.
● Se recupera el vínculo entre productor y consumidor.
● Se demuestra que es posible hacer compatibles los criterios económicos con los sociales y ecológicos.

¿QUÉ CRITERIOS SE SIGUEN EN EL COMERCIO JUSTO?

Con relación a la producción:

● Se garantiza un salario justo y unas condiciones de trabajo dignas.
● Los productores destinan una parte de sus beneficios a las necesidades básicas de sus comunidades: sanidad, educación, formación laboral, etc.
● Se establece una relación a largo plazo con los productores y se les garantiza una parte del pago por adelantado. Estas condiciones favorecen que las comunidades puedan planificar su desarrollo.
● No hay explotación infantil.
● Se promueve la participación en la toma de decisiones y el funcionamiento democrático.
● Se fomenta la igualdad entre mujeres y hombres.
● Se respeta el medio ambiente.

Con relación al consumo:

● Adquirimos productos de calidad.
● Podemos recibir información sobre su procedencia, la cooperativa que los ha elaborado, de qué están hechos,etc.
● Tenemos la garantía de que se han producido en condiciones  dignas y respetando los derechos de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *