Comercio Justo: mito vs realidad (Precios)

Algunas personas que se acercan a una tienda o un stand de Comercio Justo, suelen criticar que los precios de los productos son más caros, que los productos similares de supermercados o hipermercados. ¿Es esto así? Vamos, a verlo.

¿Es más caro el Comercio Justo?

Los productos de Comercio Justo suelen ser más caros que otros productos similares producidos para el mercado convencional, sobre todo si se comparan, por ejemplo, cestos o productos de cerámica fabricados en China que se venden en los hipermercados, con los cestos o la cerámica hecha a mano en África que se venden en tiendas de Comercio Justo. Pero, no es tan cierto si comparamos los productos de Comercio Justo con otros de tan alta calidad o con productos de agricultura orgánica.

La razón obvia es que el PRECIO JUSTO que se le paga a los productores, y que SUELE SER MÁS ALTO que el del mercado convencional, se traduce en un COSTE MÁS ALTO PARA EL CONSUMIDOR. Pero hay que tener en cuenta muchos otros aspectos: el comercio justo es mucho más que pagar un precio justo a los productores. Son elementos esenciales del concepto del Comercio Justo el apoyo a los productores, la sensibilización y las campañas a favor de la justicia comercial. Algunas organizaciones de Comercio Justo gastan la mitad o más de su presupuesto en estas áreas; el gasto total en educación, campañas, sensibilización, presión política y marketing en Europa alcanzó alrededor de los 18 millones de euros. Una parte de estos gastos se refleja en el precio final del producto.

Otro aspecto a tener en cuenta es la política de fijación de precios de los minoristas. A veces el mismo producto de alimentación se vende más caro en una tienda Comercio Justo que en un hipermercado, o al revés. Tanto la tienda de Comercio Justo como el hipermercado han pagado lo mismo por el producto, pero cada uno fija su margen de beneficios, que en la tienda puede ser mayor. El hipermercado compensa su estrecho margen de beneficios con un gran volumen de ventas.

El ejemplo: el café.

El café está omnipresente en nuestras mañanas, ¿quién no desayuna con una buena taza de café humeante? Pero, ¿somos conscientes cómo ha llegado a nuestras manos? ¿sabemos cómo se fija el precio de ese café que nos encandila? ¿y estamos pagando un precio mayor si nuestro café es de comercio justo?

El coste final de los productos de Comercio Justo suele ser mayor, porque se paga un precio justo por la materia prima, es decir, el grano de café a los productores locales que son mayoritariamente pequeños campesinos. Esta opción, hace que se deshagan las injusticias y posibles explotaciones de las tierras, por grandes terratenientes.

Además, la producción suele ser de un volumen menor, por lo que no es posible aplicar economías de escala, relacionadas con las grandes producciones. Esto es, si el volumen de venta es grande, es más sencillo reducir costes de producción y transporte de cada bolsa de café.

También, es importante saber cuál es el margen que se fija en el comercio justo. El margen (diferencia entre precio de venta del café, y el coste de producirlo) en mercados de Comercio Justo es casi inexistente. El café cotiza en el mercado mundial de materias primas, que significa que el precio varía continuamente. Pero, el de Comercio Justo garantiza los precios mínimos fijados a los productores locales y pequeños campesinos. Y es que, se reparten más los beneficios, sin concentrarlos a una parte de la cadena productiva (intermediarios).

Y la publicidad de los productos de Comercio Justo no es excesivo, porque además las organizaciones que venden café, se centran en reducir costes, redistribuyen los beneficios en proyectos de desarrollo, ofrecen microcréditos a productores locales y pequeños campesinos. Esta dinámica publicitaria, hace que atraigan menos consumidores potenciales, pero se centran en un marketing online, a través de redes sociales, webs y blogs.

Por último, el aumento de personas que apuestan por el consumo responsable y el comercio justo, hace que se reduzca el precio, bajen los costes estructurales, así como los gastos publicitarios y el margen comercial, que hace que el precio del café de comercio justo esté más cerca que el del comercio tradicional. La diferencia actual está entorno a un 10%. Hace más de 20 años, se pagaba el doble por un 1kg de café de Comercio Justo. Sin duda, esta diferencia es resultado de que cada vez más personas están sensibilizadas, y generan un cambio en nuestra forma de consumir.

 

TABLA COMPARATIVA PORCENTAJES entre COMERCIO JUSTO y COMERCIO CONVENCIONAL.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *